Consejos para hacer mapas mentales

Elaborar mapas mentales a la hora de estudiar es una buena técnica para organizar y memorizar toda la información del temario. Te ayudará a simplificar todos los apuntes, facilitando la comprensión y el aprendizaje.

 Trabaja sobre una libreta colocada en horizontal y con hojas lisas para que puedas escribir libremente.

 Todo temario gira alrededor de una idea principal. Lee detenidamente tus apuntes y ve anotando las palabras más importantes. Cada idea principal debe estar acompañada de un dibujo para que sea más fácil de recordar. Anota todas las ideas principales en la libreta siguiendo el sentido de las agujas del reloj.

 Mientras lees el temario, desglosa toda la información en subtemas. Después, empieza el proceso de ramificación: ve anotando todos los conceptos relacionados con las ideas principales. Para este proceso, puedes unir las palabras y sus conceptos con líneas. Cuanto más importante sea el concepto, haz una línea más gruesa. Cuanto menos importante, más fina. También puedes usar colores para darle un poco de dimensión.

 ¿La mejor forma de poder repasar y consultar tus mapas mentales? Escanea la hoja de tu libreta con la aplicación Scribzee y consulta tu mapa mental allá donde estés y desde donde tú quieras. Además, puedes compartir tu creación con tus amigos a través de las redes sociales. O, si lo prefieres, puedes convertirlo en un PDF con alta calidad y compartirlo con quien tú quieras.

 Sabemos que hay muchas APPs que permiten hacer mapas mentales, pero como está demostrado en varios estudios que lo que escribes a mano se asimila más fácilmente, recomendamos hacerlos sobre papel aunque luego puedas consultarlos en tu tablet, pc o móvil para repasar.