¡Empieza con buen pie el curso universitario!

Si acabas de empezar la universidad, ten en cuenta que ahora todo va a ser diferente. 

Después de estar acostumbrado/a una supervisión constante de la escuela, te tendrás que acostumbrar a una nueva independencia, y a otra cosa más importante, a recibir mucha más información. La clave del éxito es acostumbrarse a trabajar duro y coger buenos hábitos de organización desde el principio.

  • No te retrases

Puede parecer fácil, pero ir a clase a veces parece un gran esfuerzo cuando entras en la universidad. Con las ventajas de la tecnología digital, muchas de las clases están disponibles on-line y eso hace aun más difícil levantarse de la cama. Eso sí, no hay nada que pueda sustituir el escuchar atentamente y el tomar apuntes en directo. Así que un pequeño consejo: ¿No te olvides de poner la alarma!

  • Planifica tu repaso

Desde el inicio del curso puedes tener que trabajar una media de unas 8 horas al día. Esto no sólo son clases, sino que también tiene en cuenta el tiempo que trabajarás por tu cuenta. Es importante marcarse un horario y fijar las sesiones para repasar: en tu casa, en la biblioteca, con un pequeño grupo de amigos, etc. Repasar con otros es una buena manera de profundizar en algunos conceptos que no acabes de tener claros. Con SCRIBZEE, podrás hacer que estas sesiones de trabajo aún sean más eficientes ya que podrás compartir con tus compañeros las notas por email o por redes sociales.

  • No te saltes ninguna materia

¡Olvídate de los créditos que tiene cada asignatura! Centrar tus esfuerzos en las asignaturas que representen más créditos es una apuesta arriesgada. Trabaja duro en todas ellas y no te saltes ninguna: es importante centrarse también en esas asignaturas que tienen poco peso ya que puede que a final de curso sean muy útiles.

  • Utiliza varias fuentes de información

Las clases de la universidad están repletas de información y tendrás mucho que asimilar. Puede que a veces te resulte difícil apuntar toda la información y recordarlo todo. La mejor técnica es recapitular tus clases leyendo libros escritos por especialistas de la materia que podrás encontrar en la universidad. Otra alternativa que te puede ayudar en algunos casos es ver películas o documentales que tengan una veracidad histórica.

  • Tomar apuntes a mano ayuda a la memorización

Para los mejores resultados, no hay nada mejor que atender regularmente las clases y tomar tus notas en un cuaderno. Ten en cuenta que retienes más la información cuando escuchas y luego tomas nota de ello. Tomar notas tiene un rol muy importante en la memorización y en el análisis de conceptos e ideas. Escribe de forma clara y entendible para que luego no tengas que perder tiempo descifrando lo que habías escrito en la clase anterior. Es mejor dejar espacios en blanco y dejar un margen, para que luego tengas tiempo de complementarlo. Finalmente, invierte en un sistema propio de abreviaciones de la hora de escribir para ahorrarte tiempo.

  • Trabaja en tus puntos fuertes

En el momento que llegas a la universidad, se da por sentado que ya dominas aspectos como el de resumir, entender conceptos abstractos y organizar tus ideas. En la práctica, sin embargo, los estudiantes tienen a veces dificultades con alguna de estas tres técnicas. Estas técnicas son fundamentales para los estudios así que si alguno no se te da del todo bien apúntate a algún curso para tomar apuntes, hacer resúmenes o para mejorar tu gramática y vocabulario (hay muchos online).

  • ¡Pregunta!

No dudes en acercarte a tu profesor cuando se haya acabado una clase si no has entendido un concepto o si te gustaría que te recomendara bibliografía para poder profundizar en un tema en concreto. Recuerda que la biblioteca no es sólo un sitio ideal para repasar sino para encontrar información.

  • Organiza tu tiempo

En la universidad, a diferencia del instituto, los horarios pueden variar de forma regular durante el año. Apúntate siempre tu horario y actualízalo cuando sea necesario. Puedes incluir también el tiempo que destinas a repasar. Tu agenda puede ser tu mejor aliado en la gestión del tiempo.

  • Una vez hayan acabado las clases del día debes organizarte

Una vez llegues a casa, saca tus notas y haz un resumen con la información más importante, fechas, nombres y conceptos a recordar. Crea tu propio sistema de codificación por color y da rienda suelta a tu imaginación con los subrayadores. Después archiva cada día las notas que has tomado para que no se mezclen ni se pierdan. En este caso también, la mejor herramienta es un cuaderno ya que te ayuda a tenerlo todo en un mismo sitio y a estar organizado/a, Además, con SCRIBZEE puedes escanearlas y guardarlas por si acaso.

  • ¡Diviértete!

Es verdad que la mayoría de tu tiempo lo ocupará la universidad, pero es muy importante tener en cuenta cuando parar también. Intenta varios días a la semana para salir y desconectar: ir al cine, hacer deporte, quedar con los amigos, caminar…

  • Que no te de pereza el repaso

Cada tarde, repasa las notas que has tomado aquel día (especialmente antes de la próxima clase). Si has escaneado tus apuntes con SCRIBZEE podrás utilizar el trayecto hasta la universidad para releerlas. De esta forma, cuando lleguen los exámenes, una gran parte de la memorización ya estará echa y ahorrarás tiempo.

¡Mucha suerte!